Con lluvia extrema la precaución

CONSEJOS PARA CONDUCIR BAJO LA LLUVIA

Bajo la lluvia hay que conducir con máximo cuidado y es indiferente que se trate de un leve chirimiri o de una gran tormenta. Debemos extremar todas las precauciones, ya que la visibilidad y la sensación de agarre al asfalto son menores.

Cuando conducimos bajo la lluvia nos encontramos con una notable reducción de nuestra visibilidad que se irá generando progresivamente en función de la intensidad de la lluvia. Del mismo modo, las nubes también provocan la reducción de la luz natural. De manera que también perderemos visibilidad debido a este factor.

En caso de lluvia…

*Mantén en perfecto estado el parabrisas y las escobillas. Puede formarse una especie de barro entre la lluvia y la suciedad y esto nos hará perder mucha visibilidad.

*Mantén en perfecto estado las luces. En caso de lluvia es obligatorio utilizar el alumbrado para ser vistos. Pero debemos procurar no deslumbrar a los demás. Por ello debemos utilizar siempre el alumbrado correcto.

*Mantener los neumáticos en perfectas condiciones. La lluvia reduce la sensación de agarre al asfalto y, aunque los neumáticos estén recién comprados, tienen una capacidad determinada para evacuar el agua a través del dibujo. De manera que, si sobrepasamos esa capacidad, podemos perder el control del coche y sufrir el terrible efecto aquaplaning.

*Y, debemos cumplir el principal requisito, circular con la máxima precaución posible.

¿Cómo?

*Aumentando la distancia de frenado. Cuanto más llueva, más debemos aumentarla.

*Evitando atravesar grandes cantidades de agua.

*En el caso de experimentar aquaplaning debemos levantar el pie suavemente del acelerador y mantendremos la calma.

Y, recuerda, con lluvia modera la velocidad. No realices movimientos bruscos. No hay prisa.